Nací en el Mediterráneo

Y es que, como cultura que somos de la zona mediterránea, tenemos que agradecer el gran valor que eso supone para nuestra salud en cuanto a alimentación se refiere.

Escuchamos a menudo la expresión “dieta mediterránea”. El concepto de dieta, desde el punto de vista científico, significa la restricción de unos alimentos concretos con un objetivo específico. Es decir, una dieta diseñada para corregir el colesterol elevado consistirá en eliminar aquéllos alimentos perjudiciales para la hipercolesterolemia.

En este apartado queremos recuperar el estilo de vida saludable que nuestra región mediterránea nos ofrece por su variedad y calidad de productos. No hablaremos por tanto de dieta mediterránea sino de un estilo de vida y una alimentación mediterránea. A continuación te mostramos los 10 puntos más importantes que nos recomienda la “Fundación Dieta Mediterránea”

1. Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición.
Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras.

2. Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos.
Es fundamental consumir 5 raciones de fruta y verdura a diario. Gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.

4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
Es importante aprovechar los productos de temporada ya que, sobre todo en el caso de las frutas y verduras, nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel de aportación de nutrientes como por su aroma y sabor.

5. Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos.
Nutricionalmente se debe que destacar que los productos lácteos como excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc) y vitaminas. El consumo de leches fermentadas (yogur, etc.) se asocia a una serie de beneficios para la salud porque estos productos contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal.

6. La carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas. Y las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.
El consumo excesivo de grasas animales no es bueno para la salud.

7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.
Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas – aunque de origen animal- tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.
El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado.

8. La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.

9. El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.

10. Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.
Mantenerse físicamente activo y realizar cada día un ejercicio físico adaptado a nuestras capacidades es muy importante para conservar una buena salud.

Es posible que tras repasar estos 10 puntos te hayas dado cuenta de lo lejos o cerca que puedes estar de una alimentación saludable, por lo que para mejorar tu calidad alimentaria puedes añadir algún suplemento natural.

La mayoría de las veces, nuestra alimentación carece de multivitamínicos a pesar de consumir frutas y verduras debido a que éstas han sido recolectadas antes de tiempo y conservadas en cámaras frigoríficas durante largos períodos, de forma que no contienen los nutrientes necesarios.
Para estos casos los complejos multivitamínicos y minerales ayudan a completar la carencia de la alimentación pero es hay que tener en cuenta que nunca las deben suplir.

La carencia de consumo de frutas y verduras conlleva no sólo un déficit en vitaminas y minerales sino también de fibra. La fibra es un nutriente indispensable para el buen funcionamiento del intestino, así como protectora de enfermedades como la obesidad, diabetes, etc.
Hasta ahora hemos hablado de una falta de nutrientes como problema alimentario pero también el exceso de otro tipo de alimentos como carnes procesadas, exceso de carnes rojas, técnicas culinarias demasiado grasas entre otros factores alteran la correcta proporción de omegas en el organismo. Los omegas son ácidos grasos esenciales que deben consumirse con la alimentación pues el organismo no es capaz de fabricarlos. Los suplementos de omega 3 contienen de forma equilibrada estas grasas tan beneficiosas para nuestra salud.

Descárgate el menú que te proponemos.

 

Recomendados

Escrito por

Yesfarma

Nuestro equipo de especialistas en diferentes áreas de salud pone a tu alcance todo su conocimiento con el mayor rigor y profesionalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar éstas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

® 2016 Yesfarma.com