Falta de apetito

1
Mamá, no tengo hambre

Mamá, no tengo hambre

Los ancianos y los niños son más sensibles a los cambios estacionales. En otoño, con el cambio horario, el cuerpo tiene que adaptar los ciclos circadianos que son los que hacen que el organismo diferencie el día de la noche. Al ser más sensibles a este cambio estacional pueden verse alterados el estado de ánimo (suele aparecer apatía) y el sueño, afectando éstos a la calidad de vida y a la nutrición, pues la apatía puede producir desgana a la hora de comer.

Leer más

® 2016 Yesfarma.com